Decoración


El tiempo vive pues, en el reino mental. Relájate, eres propietario de la eternidad


Son insolentes los segundos.

Pesadas las horas,

interesantes los días.

Provechosos, los meses,

sabios los años.

Incomparable la vida,

inmutable, la eternidad